Esta semana, el Puente de la Salve de Bilbao ha cumplido 40 años. Se conoce como “puente de la Salve” porque cuando llegaban los barcos al puerto de Bilbao por la ría, a la altura del puente era el primer sitio en el que se divisaba la Iglesia de Begoña y ahí los marineros le cantaban la Salve.

Su apertura tuvo lugar el 9 de enero de 1972, y su autor fue el ingeniero Juan Batanero. Fue el primer puente de todo el estado construido con sistema de tirantes y uno de los pocos con tablero metálico.