El periodista Josu García escribe en el diario El Correo acerca de la posibilidad de que el vapor “Robin” atraque en el Museo Marítimo de Bilbao y recaba la opinión del vicepresidente de AVPIOP, José Eugenio Villar:

 

PROYECTO DE BARCO-MUSEO

Patrimonio apoya que el vapor más antiguo del mundo venga a Bilbao

La asociación vasca apunta que el ‘Robin’, que navegó 70 años por aguas vizcaínas, representaría un «activo importante» para el Museo Marítimo

Las dimensiones del ‘Robin’, que se encuentra actualmente en Londres, le permitirían recalar en los antiguos muelles de Euskalduna. :: E. C.

JOSU GARCÍA | El Correo 10.08.10

La Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública (AVPIOP) calificó ayer de «interesante» el proyecto que se desarrolla en Londres para transformar el vapor más antiguo del mundo, el ‘Robin‘, en un barco museo. Los promotores de la iniciativa apuestan por dejar el buque en la capital británica, aunque no descartan que pudiera recalar en Bilbao, ya que el viejo mercante, botado en 1890, navegó durante 70 años por aguas vizcaínas y perteneció a la familia De la Sota. Para tal fin se ha contactado con los responsables del Museo Marítimo, según afirman los propietarios de la embarcación.

«Nos parece buena idea, aunque supongo que el gran obstáculo ahora es la financiación, como siempre sucede en estos casos», valoró ayer el vicepresidente de AVPIOP, José Eugenio Villar. La entidad que trabaja para la preservación del legado industrial de Euskadi puso el acento en que amarrar el ‘Robin’ en los antiguos muelles de Euskalduna resultaría «compatible» con la conservación de los diques. «Por su tamaño -44 metros de eslora-, es posible que se quede aquí sin necesidad de realizar modificaciones», manifestó el miembro de AVPIOP. En este sentido, Villar se refirió al fracasado proyecto para anclar el carguero ‘Mónica Sofía‘ -construido en los astilleros bilbaínos y con una longitud de 182 metros- junto al equipamiento cultural. Una operación que hubiera requerido readaptar los actuales espigones, con un coste superior a los cuatro millones de euros. «Hubiera sido una barbaridad. No apoyamos la propuesta porque nos parecía un disparate tener que demoler parte de nuestro patrimonio para quedarnos con el barco», apuntó.

«Escaso» interés

Sin embargo, destacó Villar, las dimensiones del ‘Robin’ y sus elementos singulares sí que tendrían cabida en las instalaciones de un museo que no acaba de arrancar. «Por su historia podría llegar a ser un activo importante», reconoció. El miembro de AVPIOP hizo hincapié en la necesidad de seguir trabajando en la conservación del legado náutico del territorio.

En esta línea, protestó por el «escaso» interés que han demostrado las instituciones con respecto a proyectos similares al desarrollado en Londres. «En su día tuvimos aquí la draga ‘Titán’, una auténtica joya», recordó. «También era de vapor, como el barco británico, y llegó un momento en que se la envió al desguace. Fue lamentable», censuró. Este diario se puso ayer en contacto con el Museo Marítimo para intentar conocer si se ha dado algún paso formal de cara a intentar que el ‘Robin’ -bautizado como ‘María’ cuando fue matriculado en 1910 en Bilbao- pueda formar parte de los fondos del equipamiento cultural, aunque no obtuvo respuesta.