El Ayuntamiento de Bilbao ha colgado en su WEB municipal, en acceso libre, el libro “Las galleteras de Deusto. Mujer y trabajo en el Bilbao industrial” editado en 2007 y escrito por las historiadoras y socias de AVPIOP Maite Ibáñez y Marta Zabala, que recoge la visión histórica, patrimonial y social de la fábrica de galletas Artiach de Zorrotzaurre, del cual transcribimos aquí la introducción:

ARTIACH Las Galleteras de Deusto 2007 portada

 

INTRODUCCIÓN

GALLETAS ARTIACH es una de las fábricas que mayor impronta ha dejado en el paisaje físico y social del bilbaíno barrio de Zorrozaurre. Sin embargo, y pese a su importancia, su historia resulta hoy desconocida para una amplia mayoría.

El objetivo general de esta publicación es rescatar del olvido la aportación de esta empresa y de su plantilla, compuesta mayoritariamente por mujeres, al desarrollo económico y social del Bilbao del siglo XX.

De manera específica, las páginas que siguen quieren resaltar la desconocida actividad industrial de estas mujeres, esos trabajos “de no andar por casa” con los que dejaron tan acusada impronta en toda la Ribera de Deusto: en la sirga, en las bacaladeras, en las fábricas de yute, trenzando el cáñamo, cosiendo velas y en otras tantas industrias auxiliares de la actividad naval.

Pero, si tuviéramos que destacar de este anonimato un oficio, sería sin duda el de las galleteras, tanto por la popularidad que alcanzaron como por lo numeroso  que llegó a ser este colectivo. Estas mujeres fueron las calladas cooperantes de la proyección que alcanzó la empresa “Galletas Artiach” entre las de su género y de  la fuerte personalidad que tuvo y tiene este barrio de Zorrozaurre.

Aquí trasladaron los Artiach la producción de sus populares galletas en 1921, construyendo una nueva planta, con “modernos equipamientos”.

La biografía de esta fábrica es una parte indisoluble de la historia y del paisaje industrial de Bilbao. Su historia nos traslada a tiempos muy cercanos aunque muy poco estudiados, a unas formas de vida que, pese a su proximidad, están periclitadas. Es también la historia local paisajística y urbana de una barriada, del lugar en el que se han desenvuelto las vidas cotidianas de estas personas. Estos escenarios cuentan con edificios, instalaciones, viviendas, creaciones urbanas y ocupaciones del paisaje que remiten directamente al impacto de la industria sobre ellos.

Desde el punto de vista cronológico, el estudio abarca toda la biografía de esta empresa, desde que el apellido Artiach aparece ligado al comercio de productos  harineros, allá por mediados del siglo XIX, hasta nuestros días.

Pero es la fábrica que la firma instaló en el barrio bilbaíno de Zorrozaurre, tras el incendió que asoló la planta de la calle Cantarranas, el asunto central de la  publicación.

Las vías de investigación tradicionales —consulta de archivos públicos y privados, bibliografía y material de hemerotecas—, se han completado con fuentes  orales. El relato oral ha resultado imprescindible en el marco de nuestro planteamiento: las narraciones nos ofrecen descripciones completas de situaciones  cotidianas de trabajo y nos han permitido desplazar la cronología del fenómeno industrial casi hasta fechas actuales, hasta la última generación que desarrolló su  trabajo en la fábrica.

Las galleteras nos han hablado del aprendizaje de un oficio, de las relaciones con las máquinas, de los jornales y de la “doble jornada”, de la presencia o ausencia de hombres en el mismo espacio, de la competitividad entre géneros, de las relaciones con los superiores y con los compañeros. Pero, junto a estos datos referidos a su actividad y medio laboral, la superposición de narraciones diferentes nos ha permitido ir más lejos en la descripción del pasado, ayudándonos a reconstruir un entorno, datos familiares y relativos a la vida en la comunidad, que ya son historia: las casas, los lugares de ocio y recreo, las relaciones sociales, la participación política, etc. Recuerdos que conforman un rico inventario de nuestro propio pasado.