Gure garai bateko gizartearen adierazle den burdinaren industriak zenbait eraikinetan memoria gordetzeaz gain, badute zer eskaini, erabileraren birmoldatze eta berrirakurketa bat eginez.

El Ayuntamiento de Ortuella encargó al arquitecto Ramón Garitano la rehabilitación de los hornos de calcinación de siderita Apold-Fleisner, un ejemplo de mantenimiento de la memoria del hierro y también de lo que algunos hitos patrimonialmente significativos pueden aportar desde el urbanismo a la cualificación de lugares despersonalizados como un polígono industrial periférico. La intervención en el edificio-máquina ha recibido numerosos premios, el último de ellos el Accésit de los Premios COAVN 2013 del Colegio de Arquitectos Vasco-Navarro. La empresa Construcciones Castellano fue la encargada de las obras.

El pasado día 7, el suplemento Ortzadar del diario Deia publicaba en su sección de arkitektura (pag. 7) un interesante artículo en euskera dedicado a la rehabilitación del horno.

 

DSC_0321aaa