Ayer viernes día 22 de febrero, la prensa de Donostia-San Sebastián se hacía eco de una resolución de la Viceconsejería de Cultura del Gobierno Vasco por la cual se incoaría expediente de declaración de Bien Cultural para el Conjunto Monumental de los depósitos de agua de Ulia, el espacio en el que se ubican y algunas otras instalaciones complementarias. Lamentablemente toda su maquinaria original ha desaparecido completamente y solo queda una serie de tuberías de hierro.

La Asociación de Vecinos de Ulia ha organizado visitas guiadas para los vecinos (Foto Hotel Monte Ulia, 2017)

 

La decisión de Lakua fue aplaudida ayer por la Asociación de Vecinos de Ulia, que lleva largo tiempo buscando que estos antiguos depósitos, así como la parcela en la que se encuentran, la de los antiguos viveros reconvertidos en parque, reciban protección institucional con el fin de preservarlos de cara al futuro y que durante estos últimos años se ha esforzado por darlos a conocer promoviendo visitas para la ciudadanía.

Dedicaremos próximas entradas en nuestro blog, para informar a nuestros lectores sobre el interés patrimonial de los antiguos depósitos de agua de Soroborda y Buskando en Ulia que abastecieron de agua a la ciudad hasta hace pocas décadas. La Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública, AVPIOP,  se felicita por esta decisión del Departamento de Cultura del Gobierno Vasco y felicita también a la Asociación de Vecinos de Ulia.

El diario Noticias de Gipuzkoa, recogía la noticia bajo el título: Los depósitos de agua de Ulia serán considerados Conjunto Monumental y entre otras cosas, en el artículo de los periodistas Carolina Alonso y Gorka Estrada se recordaba que la resolución del Gobierno Vasco señala que cualquier actuación “debe ser compatible” con el respeto a los aljibes. Destacamos algunos párrafos significativos del artículo::

Vista del interior del depósito de agua de Buskando en Ulia, Donostia-San Sebastián (Foto I Uriarte, junio de 2017)

 

Los depósitos de agua de Ulia, construidos entre los años 1871 y 1895, se convertirán en Conjunto Monumental. Estos son los planes del departamento de Cultura del Gobierno Vasco, que resolvió el pasado martes iniciar un expediente para su inclusión en el Inventario General del Patrimonio Cultural Vasco.

La resolución, firmada por el viceconsejero de Cultura, Joxean Muñoz, incluye en la delimitación del Conjunto Monumental tanto los dos depósitos como la casa del guarda y el “entorno en el que se localiza”, es decir, la totalidad de la parcela. “El límite establecido para la protección del conjunto será el mismo que presenta la parcela en la que se ubica, parcela o espacio verde que facilitará la conservación y puesta en valor de esta monumental infraestructura hidráulica”, dice el texto.

La transformación de los aljibes, denominados Buskando y Soroborda, en Conjunto Monumental podría poner en entredicho algunos de los planes que pesan sobre el resto de la parcela, en la que está autorizada ahora mismo la construcción de viviendas de alta gama. Tras la anulación de los planes que preveían cambiar este proyecto urbanístico por otro de apartamentos para jóvenes, la parcela mantiene el permiso anterior para construir las citadas viviendas de lujo. Sin embargo, el alcalde, Eneko Goia, ya avanzó en mayo pasado que no era intención del Ayuntamiento vender estos terrenos para construir las casas. Por otra parte, el alcalde sugirió la posibilidad de que esa parcela de los antiguos viveros municipales de Ulia acogiese una nueva sede para la Sociedad de Ciencias Aranzadi, que lleva tiempo buscando un nuevo emplazamiento y que ya barajó su traslado a los viveros de Ulia en 2010. Después, estudió su traslado al edificio de Aemet cercano al puente de Garro, aunque la opción no terminó de cuajar y volvió a emerger la de instalarse en los viveros.

Goia manifestó que Aranzadi tenía “solvencia para gestionar los depósitos de agua y el propio vivero”, ya que fue precisamente esta entidad la que elaboró un estudio en 2007 en el que ponía en valor la importancia histórica de Buskando y Soroborda.

El aljibe denominado Soroborda se sitúa al norte de la parcela, ubicada en la esquina entre la avenida de José Elósegui y el paseo de Ulia, y tiene una capacidad de almacenaje de agua de 4.200 metros cúbicos. Se construyó entre 1871 y 1872, según un proyecto del arquitecto municipal Nemesio Barrio. Buskando, por su parte, fue diseñado por José de Goicoa y construido posteriormente, entre los años 1894 y 1895. Su capacidad es de 8.900 metros cúbicos.

Vista del interior del depósito de agua de Buskando en Ulia, Donostia-San Sebastián (Foto I Uriarte, junio de 2017)

 

Por su parte el periódico El Diario Vasco, en un artículo escrito por Dani Soriazu titulado El Gobierno Vasco protege como bien cultural los depósitos del parque de Ulia comentaba entre otras cosas que “Goia asegura que esta declaración es totalmente compatible con la propuesta de Aranzadi para levantar en este enclave su nueva sede”. Transcribimos los aspectos más significativos del artículo:

El Gobierno Vasco ha decidido incluir en el Inventario General de Patrimonio Cultural Vasco, con la categoría de Conjunto Monumental, los dos depósitos de agua del parque de Ulia, así como aquellos elementos menores ligados a su funcionamiento. También ha incluido bajo esta consideración la vivienda del guarda y el entorno natural en el que se localizan todos estos elementos.

La delimitación de esta declaración incluye, por un lado, los depósitos de Soroborda y Buskando y, por otro, el espacio verde en el que se ubican y «que facilitará la conservación y puesta en valor de esta monumental infraestructura hidráulica», señala la resolución de la viceconsejería de Cultura que se aprobó el pasado martes.

Una actuación necesaria «para la debida protección y puesta en valor de estos bienes catalogados» y que en la práctica implicará también la protección de los espacios adyacentes a los inmuebles, ocupados por los terrenos, y el acceso. Es decir, «cualquier actuación que se plantee debe ser compatible con el respeto, puesta en valor y mejora del Conjunto Monumental».

El alcalde Eneko Goia se felicita por este nuevo grado de protección que adquieren los depósitos así como su puesta en valor. En este sentido, explica que esta resolución, lejos de impedir que se lleven a cabo actuaciones en esta zona, permite que las que se desarrollen lo hagan con respeto y «preservando los valores ambientales y visuales de todo el conjunto». Y recuerda que, precisamente, esta declaración es totalmente compatible con la propuesta de Aranzadi para levantar en esta parcela su nueva sede, que contempla precisamente una defensa de los valores naturalísticos de la zona, así como dar contenido y uso a los depósitos y la gestión del parque.

La propuesta, no obstante, no concita el visto bueno de partidos como Irabazi o EH Bildu y la asociación Uliako Lore-Baratzak, quienes, a pesar de comprender las necesidades de Aranzadi, arremetieron contra la pretensión de construir un edificio en este solar.

Vista del interior del depósito de agua de Buskando en Ulia, Donostia-San Sebastián (Foto I Uriarte, junio de 2017)