La revista Trenes,  editada por RENFE publicó en 1948 un número 37 extraordinario dedicado a conmemorar el primer centenario del ferrocarril en España. En este número se incluía un artículo titulado Estilo y ambiente de las nuevas estaciones de la RENFE firmado por FUNBALL en el que, con el lenguaje grandilocuente y propagandístico imperante en la posguerra, se hacía referencia a las tres nuevas grandes estaciones reconstruidas dentro del objetivo general de “dotar a algunas poblaciones… de edificios de estaciones dignos de su capitalidad, y en tal forma que éstos reflejen en su arquitectura la de la región, volviendo a sus estilos clásicos con que tan pródiga es nuestra Patria, sin necesidad de copiar del extranjero aquellos que procedentes de los clásicos fueron bastardeados y transformados, perdiendo la espiritualidad de los que procedieron”. Así, se se construyeron las estaciones de Santander, Oviedo y Bilbao, terminadas por este orden.

Reproducimos a continuación, tanto el texto referido a la nueva estación de Abando, que ya estaba terminada  aunque aún sin inaugurar, como las tres fotografías que lo acompañaban:

La estación de Bilbao Abando en 1948 (Revista Trenes, nº 37 extraordinario. RENFE, 1948).

La estación de Bilbao Abando en 1948 (Revista Trenes, nº 37 extraordinario. RENFE, 1948).

 

Próxima a inaugurarse oficialmente la Estación de Bilbao, y ya terminada, puede decirse que en amplitud de vestíbulo, riqueza de construcción y cuidado de detalles, será la primera de España. Su estilo, de carácter monumental, ha sido consecuencia de los edificios donde está emplazada. Cierra la plaza de España y, avanzando hasta ella, se ha aumentado su capacidad de vías y se ha conseguido aislar el edificio de viajeros por medio de una calle inferior bajo el andén de cabeza, permitiendo una buena circulación de vehículos e independencia de accesos y salidas de viajeros.

Destaca la torre del reloj, cuyas esferas podrán divisarse desde cinco direcciones y cuya altura ha ido reduciéndose desde los primitivos proyectos, a medida que el volumen del edificio ha ido aumentando. Como el tiro de humo de las locomotoras, la torre ha padecido una atrofia al crecer el cuerpo de edificio, caldera de esta locomotora arquitectónica que, para ayudar al símil, hasta se ha movido en una maniobra de emplazamiento, retrocediendo y avanzando hasta topar con el parachoques ideal del perímetro de la plaza de España.

Se ha cuidado mucho la iluminación de los locales del edificio, y su planta, en patio abierto hacia el andén de cabeza, permite iluminar éste a través de la vidriera artística que, con motivos regionales, consigue el máximo efecto estético para el fondo de la marquesina. Esta vidriera, de 300 metros cuadrados, la mayor de España, está realzada por pinturas murales de arquitectura fingida, recuadrando los escudos de Vizcaya y Bilbao, dando guardia al de España, en el centro de la vidriera. Encima de éste, el reloj se ha dibujado en la misma vidriera.

En la marquesina se ha conseguido la iluminación por grandes vidrieras laterales y la cubierta de linternón, todas de fácil limpieza, siendo de chapa ondulada la zona más batida por los humos.

Vestíbulo de viajeros de la estación de Bilbao Abando en 1948 (Revista Trenes, nº 37 extraordinario. RENFE, 1948).

Vestíbulo de viajeros de la estación de Bilbao Abando en 1948 (Revista Trenes, nº 37 extraordinario. RENFE, 1948).

 

Es grandioso el vestíbulo de viajeros, de 300 metros cuadrados en su parte central, además de las galerías de taquillas, escaleras y zaguán de entrada. Está cubierto con vidriera de material checoslovaco, sostenida por vigas decoradas con motivos regionales. Está revestido con mármol de tipo travertino y capiteles y cornisa de mármol blanco de Italia. Las perspectivas del vestíbulo desde la calle inferior, con las escaleras de acceso a andenes al aire y desde el zaguán de entrada, son de singular belleza.

La galería de taquillas está decorada con pinturas murales de edificios y paisajes regionales. Los elementos metálicos, cancela y ascensores están pintados en tono verdoso con aplicaciones y filetes de bronce, de cuyo material son todos los apliques de iluminación.

La calle inferior se ilumina por las vidrieras del vestíbulo y los entrevigados de su techo con luz indirecta, además de los faroles en bronce que decoran sus fachadas de piedra.
El edificio del andén esta compuesto con un eje de simetría entre cada dos cerchas, combinándose acertadamente su arquitectura clásica con la belleza funcional de la marquesina. Toda su carpintería es metálica.

El paso inferior, entre andenes, está revestido de piedra, evitando el aspecto sanitario de los conocidos azulejos. Sus escaleras son de piedra.

La fachada a la plaza de España está constituida por un orden toscano en granito, en la planta baja, y ladrillo fino y recercados de huecos y cornisas en piedra arenisca y caliza, en la parte superior, coronándose con balaustradas.

La iluminación de esta fachada se logra por proyectores de filamento y gas, que reúnen las ventajas de los dos sistemas, y proporcionan una luz que no modifica los colores naturales.

Las circulaciones de viajeros entre accesos, taquillas de billetes y facturación y salidas resultan perfectamente independizadas.

Se ha cuidado mucho la rotulación de taquillas, tanto en letreros fijos de bronce, como en los cambiables, evitando los rótulos e indicaciones provisionales, de tan feo aspecto.

El departamento comercial tiene escaparates a dos calles y al zaguán de entrada, con un emplazamiento óptico.

Las salas de autoridades están decoradas con empandados de madera, bóvedas de escayola, apliques y lámparas de bronce, y cristal y copas de alabastro con luz indirecta en nichos.

En todos los elementos y sus materiales se ha logrado una facilidad de conservación y de riqueza que requiere la monumentalidad de la estación.

Los parachoques están decorados con columnas y entablamento de piedra, que sostienen todos los rótulos indicadores iluminados convenientemente por transparencia y reflexión.

FUNBALL

Detalle del vestíbulo de viajeros y escalera de la estación de Bilbao Abando en 1948 (Revista Trenes, nº 37 extraordinario. RENFE, 1948).

Detalle del vestíbulo de viajeros y escalera de la estación de Bilbao Abando en 1948 (Revista Trenes, nº 37 extraordinario. RENFE, 1948).

ARCHIVO:

03/05/2016 AVPIOP reitera la solicitud de protección legal de la Estación de Bilbao Abando Indalecio Prieto

10/02/2013 La estación de ferrocarril del Norte o de Abando de Bilbao.

15/03/2010 AVPIOP solicita la protección legal de la Estación de Bilbao Abando Indalecio Prieto.

 

35 años de Patrimonio Industrial. 1882-2017

35 años de Patrimonio Industrial. 1882-2017