El diario Expansión publica hoy lunes 14 de enero, en su edición para el País Vasco, una entrevista con Javier Puertas, presidente de la Asociación vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública, AVPIOP,  en la que trata algunos de los principales objetivos de la Asociación, y desgrana algunos de los logros conseguidos y las demandas no atendidas a lo largo de casi cuatro décadas de existencia.

Javier Puertas, incide en la importancia que el desarrollo de un turismo industrial sostenible puede tener tanto en la preservación del patrimonio mueble e inmueble como para mostrar la continuidad entre un pasado industrial rico en experiencias exitosas con la realidad industrial actual de Euskadi, la “industria viva”. Considera que Euskadi puede convertirse en uno de los principales destinos estatales y también europeos de turismo industrial, pues, pese a las pérdidas habidas, aún posee una gran riqueza de recursos patrimoniales. La colaboración con el departamento de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco, a lo largo de los años, ha sido fundamental para la realización de los inventarios valorados y la protección de los elementos más significativos de los tres territorios históricos. Estos recursos son los que ahora pueden convertirse también en un elemento de riqueza que puede ser potenciado si se incluyen en las rutas europeas de turismo industrial, para lo que la Asociación ha colaborado con el departamento de Turismo, Comercio y Consumo del Gobierno Vasco.

El presidente de AVPIOP hace hincapié en la importancia de que se puedan también visitar las industrias actuales, en funcionamiento, y en la reivindicación histórica de la Asociación de que Euskadi pueda tener un Museo de la Industria y la Técnica y remarca la existencia en Bilbao, en la isla de Zorrotzaurre, del Depósito de Patrimonio Industrial de Euskadi, Konsoni Lantegia, del departamento de Cultura del Gobierno Vasco, que desde el pasado verano puede visitarse por decisión de la Dirección de Patrimonio Cultural, que ha contado con la colaboración de AVPIOP.

Diario Expansión. Edición País Vasco.

 

“El turismo es una oportunidad para poner en valor el patrimonio industrial”

Euskadi puede ser una referencia de un tipo de turismo que genera equilibrio territorial y preserva la historia fabril y productiva.

Desde los años 80, la Asociación vasca de Patrimonio Industrial trabaja por mantener viva la historia industrial de Euskadi y este empeño ha empezado a dar sus frutos. El colectivo ha colaborado con el departamento de Turismo del Gobierno Vasco en identificar los principales recursos turísticos industriales de Euskadi para formar parte de la Ruta Europea del Patrimonio Industrial, conocida como ERIH. Y en 2019 puede empezar a tomar forma la principal demanda de la asociación que preside el economista, especializado en economía urbana y regional, Javier Puertas: contar con un museo de la técnica y la industria.

Javier Puertas, presidente de la Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública, ante el puente de Deusto, en Bilbao (Diario Expansión).

 

-¿Cómo acogen la apuesta del Gobierno vasco por impulsar el turismo industrial?

Siempre hemos considerado que el turismo es una fantástica oportunidad para poner en valor el patrimonio industrial. Por ello, hay que tener buenos recursos patrimoniales para convertirlos en productos turísticos. El patrimonio industrial es muy transversal, y además de en Cultura y Turismo, influye en Ordenación del territorio, Vivienda y Medio Ambiente.

¿Cuál ha sido el detonante para que un turismo tan específico esté en auge?

Es un turismo que encaja muy bien con el equilibrio territorial porque genera riqueza para las comunidades locales. Y, además de poner en valor el patrimonio, distribuye los flujos de turistas por todo el país. Una de las principales tendencias en el turismo es buscr experiencias únicas y diferenciales, y el turismo industrial puede ser un producto complementario para alargar las estancias medias en Euskadi.

La mala práctica del “fachadismo”

La actividad principal de la asociación que preside Javier Puertas es la investigación del patrimonio industrial y solicitar su protección al Gobierno vasco “aunque hay elementos protegidos en los que se hacen intervenciones nada acertadas”, asegura. Así, la Tabakalera de San Sebastián “es una mala práctica” y es uno de los ejemplos del llamado fachadismo. “Cualquiera que vaya no sabe que aquello fue una fábrica de tabaco, pero lo mismo sucede con la Alhóndiga, de Bilbao, que también estaba protegida y la intervención fue muy agresiva”. La asociación también ha presentado alegaciones al proyecto inmobiliario en el dique 3 de Euskalduna, mientras propone la restauración de la maquinaria del puente de Deusto. “Es un elemento icónico que se revalorizaría si en determinadas épocas del año volviera a ser levadizo”.

Diario Expansión. Edición País Vasco