Se suceden las “propuestas de papel” para construir en uno de los escasos paisajes urbanos de Bilbao con valor patrimonial, el de los diques secos de la antigua Compañía Euskalduna. Así, el jueves 11 de mayo, el diario Deia publica un artículo de Ane Araluzea en la que se plantea un proyecto de parque temático denominado “Bilbao Sea Park”, proyecto que viene a sumarse al presentado por inversores rusos en 2014 con la denominación de Surfly para construir un edificio-barco en el mismo dique seco. Por su interés lo reproducimos:

“BILBAO SEA PARK’

Proponen un parque temático con forma de barco para la ría

El diseñador de buques Jaime Oliver lo plantea para el dique con agua ubicado en el Museo Marítimo

 

Fotomontaje de como quedaría el barco y sus dimensiones atracado en el dique. (Oliver Design-Deia)

BILBAO– Por el momento solo es una idea que está en fase embrionaria, pero su singularidad cuenta con el poder de captar la atención. La propuesta lanzada por el estudio Oliver Design y bautizada como Bilbao Sea Park plantea la construcción de un barco flotante que funcionaría como un parque temático en el dique actualmente desocupado del Museo Marítimo Ría de Bilbao. La instalación, con un diseño que evocaría a un gran pez, estaría atracada de forma permanente para ofrecer actividades relacionadas con el ocio. Sus promotores consideran que, de realizarse, el proyecto podría funcionar como polo de atracción turística.

Según se detalla, con una eslora de 120 metros, el buque podría albergar una gran variedad de actividades relacionadas con el ocio y el turismo. Así, consideran que podría acoger “un hotel junto a diversas instalaciones de ocio como restaurantes, discoteca, parque acuático, aquarium, spa o actividades multideporte”. El boceto ha sido presentado esta semana por Jaime Oliver, fundador de la citada firma de diseño y arquitectura naval radicada en Getxo, durante una conferencia que tuvo lugar en el Club Marítimo El Abra.

 El impulsor expone que la instalación debería mantener como hilo conductor el agua y las actividades marinas, “en armonía con los singulares proyectos que han configurado el nuevo Bilbao de la vega de Abandoibarra desde el Guggenheim hasta el nuevo San Mamés”, lo que supondría una “aportación desde la arquitectura naval, tan importante en la historia de Bilbao”.

Jaime Oliver destaca además que el proyecto está abierto a todo tipo de aportaciones, dado que su viabilidad dependería del apoyo que pueda recabar entre las administraciones públicas y emprendedores privados que puedan mostrarse interesados en su desarrollo.

El planteamiento de Bilbao Sea Park recuerda a otra iniciativa privada ideada en 2014 en ese mismo emplazamiento, con una inversión cifrada en 8 millones de euros. El proyecto del edificio-barco, que fue presentado como Surfly por un grupo de inversores rusos, planteaba una nueva zona de ocio con piscina de olas artificiales y túnel del viento. En aquella ocasión, a pesar de presentar su plan de negocio en Demarcación de Costas, la iniciativa no llegó a buen puerto al no recabar el apoyo necesario.

MÁS DETALLES

Tratándose solo de un esbozo, en este caso, Oliver Design no ha cifrado el presupuesto necesario para llevar a cabo la iniciativa. Sin embargo, cuenta con una descripción pormenorizada de otro tipo de detalles, como su planteamiento ecologista. Así, se especifica que buena parte de la cubierta estaría ocupada por terrazas con elementos vegetales, “como una prolongación del contiguo parque de Doña Casilda”. De esa forma, el buque podría ir equipado con sistemas de recuperación del agua de lluvia, además de placas solares y paneles fotovolcaicos.

El buque flotante, “que podría revitalizar la actividad del Museo Marítimo y servir de complemento a la actividad congresual del Palacio Euskalduna”, estaría ubicado de forma permanente en el dique 3 que actualmente no tiene un uso específico. Ello permitiría garantizar la seguridad, ya que la instalación no tendría capacidad de autopropulsión, sino que estaría protegido ante posibles avenidas.

Desde Oliver Design consideran que sería una propuesta distintiva, ya que aunque hay ejemplos de navíos reconvertidos en establecimientos de ocio, aseguran que no hay ninguna edificada ex profeso con ese fin. La firma getxotarra cuenta con una experiencia de 25 años en el sector naval, “con centenares de proyectos llevados a cabo para armadores y astilleros”. Además, la compañía también ha trabajado “en conceptos relacionados con el ocio en zonas específicas de ferries y cruceros, restaurantes flotantes o parques de ocio relacionados con el mar”. ”

 

La Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública conmemora durante el año 2017 el 35 aniversario de la  primera reunión de expertos en Patrimonio Industrial celebrada en 1982 en Bilbao y Barakaldo.

35 años de Patrimonio Industrial. 1982-2017