Durante los últimos días, se han sucedido las noticias acerca del saqueo y vandalismo al que ha estado siendo sometido uno de los edificios recientemente desalojados por la empresa Vicinay Cadenas en Zorrotzaurre al trasladar sus instalaciones a Sestao. Se trata de uno de los edificios industriales que en el Zorrozaurre Master Plan elaborado por el estudio de la recientemente fallecida arquitecta Zaha Hadid estaba destinado a permanecer para albergar un nuevo uso en el futuro desarrollo de la isla.

El edificio de Vicinay Cadenas en Zorrotzaurre, señalado en una vista tomada desde la ribera de Olabeaga.

 

Las 19 joyas industriales que Zorrotzaurre salvará” se ha escrito en la prensa para referirse al conjunto de edificios a preservar. Efectivamente, una vez finalizado todo el proceso de planeamiento parecía que, al menos estos 19 edificios, se salvarían de la piqueta y permitirían mantener en alguna medida la memoria industrial de la histórica vega de Deusto, actual península y futura isla, junto a la memoria ribereña proporcionada por la rehabilitación del pequeño núcleo residencial.

Hoy debemos decir que esto ya no será posible. A medida que se han ido abandonando a su suerte los edificios, sin ningún programa de protección y preservación establecido, ni por parte de su actual responsable, la Comisión Gestora de Zorrotzaurre, ni por parte del Ayuntamiento de Bilbao, se han producido actos de vandalismo generalizado que en algunos de ellos han dejado poco más que la estructura y alguna parte de sus cerramientos de albañilería. Las arquitecturas a preservar, de mayor o menor calidad, pero todas ellas con elementos relevantes caracterizadores del momento concreto en que fueron proyectadas y construidas por diferentes ingenieros y arquitectos, hoy ya no existen. No existen sus portales, vestíbulos de acceso, barandillados de escaleras, carpinterías exteriores e interiores, elementos de iluminación, mobiliario, maquinaria, compartimentaciones, etc. etc. Del mismo modo que una persona no es solo su esqueleto, una arquitectura no es solo su estructura o sus muros desnudos.

El edificio de Vicinay Cadenas en Zorrotzaurre, señalado en una vista reciente de Google Maps.

 

El edificio asaltado que había sido ocupado por parte de las oficinas de Vicinay Cadenas, fue construido en 1946 según un proyecto del prestigioso arquitecto Ricardo Bastida, para albergar el archivo del Banco de Bilbao. Se trata de un volumen compacto de cuatro plantas, una arquitectura sobria y limpia, funcional, que en dos de sus paños verticales se abre al exterior con una serie de ventanas moduladas de carpintería metálica. Y estaba destinado a ser rehabilitado para acoger un equipamiento. Su posición en la península es contigua a las instalaciones que ocupan los proyectos culturales que durante estos años de transición han animado el barrio, Hacería o Zwap. Y está también en el entorno de la zona habitada por un vecindario que ha mantenido las señas de identidad y que tiene un activo movimiento asociativo.

Lo que estos días nos ha trasladado la prensa, es el relato de un vecindario indignado por la desprotección en el que se dejan los edificios abandonados por el traslado de sus anteriores ocupantes, y por la pasividad mostrada por los responsables ante los daños producidos a los edificios y las consecuencias para la convivencia que estos asaltos producen. Un vecindario organizado para suplir la ausencia de una política de preservación de aquellos pocos edificios que se ha decidido reutilizar. Un vecindario que con su actitud responsable ha dejado en evidencia tanto a la Comisión Gestora de Zorrotzaurre como al Ayuntamiento de Bilbao. He aquí un relato en titulares de lo ocurrido durante estos días:

 

Protesta vecinal tras el asalto al edificio de Vicinay en desuso. (Alberto G. Alnoso, Deia – lunes 12 de febrero de 2018)

PIDEN USARLO PARA EQUIPAMIENTO PÚBLICO. Los vecinos han reclamado en varias ocasiones su utilización por el barrio mientras se ejecuta el plan

Vecinos de Zorrotzaurre frente al edificio de Vicinay que reclaman para sus actividades. (Foto: Oskar González – Deia)

 

Vecinos de Zorrotzaurre se manifestaron ayer a mediodía frente al edificio de Cadenas Vicinay para pedir al Ayuntamiento de Bilbao que “antes de que se desmantele puedan usarlo para equipamiento público”, según informó Joseba Telletxea, uno de los residentes. La reivindicación no es nueva, pero cobra ahora más sentido ya que el inmueble al ser abandonado está siendo desvalijado por chatarreros.

 

Los vecinos entran en Vicinay para “impedir su devastación”.  (Alberto G. Alnoso, Deia – martes 13 de febrero de 2018)

EDIFICIO EN DESUSO. Quieren evitar que la empresa sea desmantelada y ocupada por indigentes

Varios vecinos, con enseres de limpieza, en la entrada del edificio de Vicinay. (Foto: Borja Guerrero – Deia)

 

Una decena de habitantes de Zorrotzaurre ha decidido entrar en el edificio de oficinas que la empresa Cadenas Vicinay dejó vacío a finales del pasado mes e “impedir de esta manera su devastación”, indicaron fuentes vecinales.

Tal y como informó ayer este periódico, los habitantes de la zona se plantaron el pasado domingo ante la entrada del bloque después de que durante toda la semana pasada el inmueble que albergaba las oficinas de la empresa Cadenas Vicinay fuera botín de chatarreros y vándalos, y lo arrasaran llevándose marcos de las ventanas, conducciones de agua, cableados, calefactores y otros elementos de valor.

 

Vecinos de la Ribera de Deusto: “Hablan entre ellos y nos viene toda la tropa”. (Arantza Rodríguez, Deia – miércoles 14 de febrero de 2018)

EDIFICIO DE VICINAY EN DESUSO. Vecinos de la Ribera de Deusto temen el “efecto llamada” del edificio de Vicinay y denuncian la inseguridad del barrio

Dos vecinas de la Ribera de Deusto observan el edificio de Vicinay Cadenas, que fue desvalijado tras su reciente cierre. (Foto: Borja Guerrero – Deia)

 

En lo que apuran un café para plantarle cara a la lluvia y el viento, los vecinos le ponen a uno al día del pulso del barrio, que no quita ojo al edificio de Vicinay Cadenas por miedo a que, tras su reciente cierre, se convierta en un imán para chatarreros e indigentes. Algo que ya ha sucedido con otras empresas desmanteladas en la península de Zorrotzaurre. “Un edificio hace un efecto llamada impresionante”.

Edificio de Vicinay Cadenas hoy 15/02/2018, con la pancarta colgada por los vecinos que lo protegen (Foto AVPIOP)

 

En el diario Gara del jueves 15 de febrero, el periodista Agustín Goikoetxea se pregunta en la sección IKUSMIRA:

¿Por qué se permite la destrucción de Vicinay?

Y termina su escrito diciendo que:

“A finales de enero, el edificio que proyectó en 1946 el prestigioso arquitecto Ricardo Bastida quedó vacío y comenzó el expolio ante la alarma de los vecinos de Deustuibarra. Han tenido que ser estos los que hayan decidido actuar para preservar un equipamiento que está destinado a ser de uso público. No es comprensible la desidia institucional conociendo casos similares.

A las autoridades no les debe importar ni la devastación del edificio ni que quienes habitan el futuro «Manhattan de Bilbao» llevan años reivindicando unos locales para el barrio. ¿Por qué permiten la destrucción de Vicinay?”

 

Archivo:

28/11/2016. Las alegaciones de AVPIOP y los vecinos a la urbanización de Zorrotzaurre en la prensa.

12/06/2016. Tras las huellas del pasado de la ría. AVPIOP en el diario El Correo.

13/06/2014. BILBAO: La fábrica Artiach de Zorrotzaurre y el libro “Las galleteras de Deusto”.

28/01/2012. AVPIOP-IOHLEE pide que Zorrozaurre salve más piezas de su pasado industrial.

25/04/2011. Zorrotzaurre acogerá el centro de referencia del Patrimonio Industrial.

 

La Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública ha conmemorado durante el año 2017 el 35 aniversario de la  primera reunión de expertos en Patrimonio Industrial celebrada en 1982 en Bilbao y Barakaldo.

35 años de Patrimonio Industrial. 1982-2017