La Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública, AVPIOP, ante el inminente riesgo de que el paisaje cultural de los Diques Secos de la antigua Compañía Euskalduna pueda sufrir daños irreversibles con la construcción de edificios anunciada en la prensa, ha reiterado ante la Dirección de Patrimonio Cultural del Gobierno Vasco las solicitudes de protección legal ya realizadas anteriormente en 1994 y 2011.

Los Diques Secos de Bilbao, fundados en 1868, hacia 1900, antes de ser ampliados por la Cia. Euskalduna.

 

Javier Puertas Juez, presidente de la Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública – Industri Ondare eta Herri Laneko Euskal Elkartea (AVPIOP-IOHLEE),

EXPONE:

Que, el 27 de marzo de 1900 se firma el acta de nacimiento de una de las grandes empresas del sector naval en Bizkaia: la Compañía Euskalduna de Construcción y Reparación de Buques. La empresa, ubicada en la Vega de San Mamés, junto a la ría de Bilbao, se instaló en una zona de larga tradición en la construcción de embarcaciones, entre los muelles de Olabeaga y Churruca. Sin embargo, su origen debe remontarse al menos a 1868, cuando se funda la compañía Diques Secos, cuyas instalaciones compraría en los albores del siglo XX la recién creada Euskalduna.

Que en sus 90 años de existencia, la Compañía Euskalduna llegó a convertirse en una de las mayores instalaciones industriales de la ría en Bilbao: ocupó un terreno de 90.671 m2 que se extendía desde los muelles de Olabeaga hasta las proximidades del puente de Deusto. Toda esta zona fue objeto de un intenso proceso de transformación que culminó a mediados de la década de 1990 en uno de los planes urbanísticos de mayor trascendencia para un Bilbao.

Que, en la actualidad, de los casi 19.000 m2 cubiertos que ocuparon sus edificios, apenas resta una pequeña parte, reducida al edificio de oficinas de la plaza del Sagrado Corazón, los restos de lo que fue la Caseta de Bombas, con su maquinaria, integrada en el Museo Marítimo de la Ría de Bilbao y una carpintería de ribera en el muelle de Olabeaga, reconvertida en un restaurante que mantiene el nombre de la Compañía. De sus vastas instalaciones y elementos tecnológicos nos han quedado, también en el entorno del Museo Marítimo, los diques secos Nº1, Nº2 y el dique Nº3, destinados a la exposición de embarcaciones portuarias, y la grúa Carola, que domina solitaria los terrenos de la Vega de San Mamés.

Que la fisonomía del muelle Ramón de la Sota viene determinado por el magnífico paisaje urbano que acoge los dos grandes diques secos, hoy utilizados como espacio expositivo del Museo Marítimo Ría de Bilbao, construidos entre mediados del siglo XIX y comienzos del XX: el primer dique seco Nº1 y el dique seco Nº2, que formó parte de las instalaciones de la empresa Diques Secos, construido en 1868 y ampliado en 1902 por el ingeniero Recaredo de Uhagón con el fin de darle una capacidad de más de 3.500 toneladas de carga. Hoy puede apreciarse aún toda la fuerza de sus 121 m de eslora y sus muros de mampostería hidráulica coronada en fábrica de sillería.

Que al mismo tiempo que se ampliaba el dique seco Nº2, la Compañía acometió la construcción de un tercer dique, también proyectado por Recaredo de Uhagón. Su silueta, con el extremo interior curvo, aparece hoy inundada, manteniendo uno de los “caissones” que permiten su cierre y subdivisión[1]. Se proyectó para una capacidad de 11.000 toneladas y mantiene la monumentalidad de sus grandes dimensiones, conservando, junto con el dique Nº2, su importancia como uno de los elementos patrimoniales más destacados de la ría de Bilbao.

Que, dominando los diques, aparecen la caseta de bombas del dique seco Nº3 y la grúa Carola, también legado material de Euskalduna. La caseta es una edificación de hormigón armado diseñada en 1900 para cobijar el foso de las bombas de achique, auténtico hito tecnológico y eje central del astillero. De las varias plantas con que contó en origen la construcción, proyectada para ser «sencilla y no desprovista de elegancia», hoy resta sólo este pequeño edificio de una altura, con muros de ladrillo enfoscado perforados en ventanas de medio punto, que inicialmente eran de guillotina. El pequeño edificio posee, sin embargo, un elevado valor patrimonial desde el punto de vista de la historia de la construcción, ya que Recaredo de Uhagón encargó su realización a José Eugenio Ribera, el ingeniero introductor del hormigón armado en España, quién logró salvar la anchura del foso con un único vano, lo que nos dejó las vigas de mayor luz construidas hasta ese momento en hormigón armado en todo el Estado. La caseta alberga en su interior las bombas centrífugas Gwynnes originales y elementos complementarios. Asimismo, conserva la grúa manual de origen también británico con sus carriles. Y, el Ayuntamiento de Bilbao se hizo cargo, en el momento de la demolición parcial del edificio, de los compresores nº 1, 2 y 3, de considerable valor patrimonial, que se alojaban junto a la actual fachada sur, sin que conozcamos en este momento el lugar en el que se mantienen.

Los diques secos de la Euskalduna en los primeros años del siglo XX. En el dique nº 2 el vapor Pepita.  (Colección Miguel Ángel Martínez Vitores).

 

Que, por su parte, la grúa Carola constituye un verdadero hito tecnológico de la década de 1950, la primera grúa de gran potencia que se construía en el Estado. La Carola fue instalada en 1954 en la cabecera de la Grada 1, hoy desaparecida, para levantar, trasladar o voltear los elementos del casco o maquinaria que se habían elaborado en los talleres y acomodarlos al buque. Con casi 60 m de altura y construida por Talleres de Erandio, se concibió eléctrica, con motor Lancor de 65 CV y 750 rpm fabricado por la empresa Elorriaga Industrial, en la vecina península de Zorrotzaurre. Diseñada en celosía, lo que la hacía más liviana y requería menor número de remaches, se construyó de radio variable entre 10 y 38 m, para poder levantar pesos que no estaban en una misma circunferencia. Para conseguir que el centro de gravedad fuera lo más bajo posible, y evitar así que volcase, se diseñó con pórtico con un ancho de vía de 8 m y con una separación de 9 m entre los boogies.

Que próximo a las instalaciones del Museo Marítimo, pero sin formar parte de sus dotaciones, se ha conservado una antigua carpintería de astillero, perteneciente a la Compañía, probablemente de principios del siglo XX. Esta antigua carpintería se enclava en el Muelle de Olabeaga y hoy ha sido reaprovechada como restaurante. Se trata de una sencilla construcción, con armadura de madera y muros de mampostería, perfectamente integrada en el muelle y que mantiene la imagen de Olabeaga, una zona tradicionalmente dedicada a la actividad naval, tanto en la construcción y reparación de buques como en el tránsito de mercancías por vía fluvial. Esta zona guarda la memoria de una larga tradición industrial, jalonada de cargaderos de minas, embarcaderos y balizas, y la carpintería se convierte allí en testigo del nacimiento de  la floreciente industria naval vizcaína de la que Euskalduna sería el máximo representante.

Que la incoación de expediente de declaración de Bien Cultural para el patrimonio de la antigua Euskalduna ya ha sido solicitada en ocasiones anteriores tanto por esta Asociación (en 1994 y 2011) como por, creemos, la propia Servicio de Patrimonio Cultural de la DFB así como otras instituciones o personas.

 

SOLICITA:

Al Consejero de Cultura del Gobierno Vasco, al amparo de lo dispuesto en el Artículo 11 de la Ley 7/1990 de Patrimonio Cultural Vasco, la declaración de Bien Cultural Calificado, con la categoría de Conjunto Monumental, de:

-Los diques secos Nº1, Nº2 y Nº3

-El Caisson o compuerta de cierre

-La caseta de bombas y su maquinaria

-La Grúa Carola

-La antigua carpintería de Astillero

pertenecientes a la antigua Compañía Euskalduna de Construcción y Reparación de Buques, ubicada en la Villa de Bilbao (Bizkaia).

 

[1] Lamentablemente, el otro caisson que se había preservado por su importante valor patrimonial ha sido recientemente desguazado por los responsables del Museo Marítimo, como ha informado la Diputación Foral de Bizkaia.

Los diques secos de la Compañia Euskalduna, en la segunda mitad del siglo XX.

 

ARCHIVO. 

2017/12/23 IOHLEE: Eguberri On eta 2018 zoriontsua! / AVPIOP: Felíz Navidad y próspero 2018.

2017/12/15 Bilbao. “Dragando” el patrimonio histórico industrial y portuario de la Euskalduna.

2017/10/12  Bilbao pretende construir en el paisaje urbano de los diques monumentales de la Euskalduna.

2017/05/11 Bilbao. ¿Construir un parque temático en el dique seco de la Euskalduna?

 

La Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública conmemora durante el año 2017 el 35 aniversario de la  primera reunión de expertos en Patrimonio Industrial celebrada en 1982 en Bilbao y Barakaldo.

35 años de Patrimonio Industrial. 1982-2017